Las joyas marcan esa pequeña diferencia y personalidad en vuestro gran día. Cada novia tiene ese anillo de pedida con el que soñaba desde hace mucho, cada pareja elige sus alianzas pensando en su historia y buscando ese algo que los identifique, él elige sus gemelos con mimo y cariño o los lleva prestados de su padre y/o abuelo. De la misma manera que las joyas cuentan su historia, también hay joyerías con una gran historia y muchos años de experiencia detrás, como Joyerías Carbal.

Cada joya joya tiene una historia, cuenta la tuya con Carbal

D. Francisco Carabel Balsa, motivado por su conocimiento en el mercado de los brillantes, su pasión por la joyería y su ambición por generar un impacto social y económico en su querida tierra gallega, fue lo que le llevó a fundar la primera fábrica de joyería en Bergondo a la que llamaron Balcarsa.

Años más tarde, su hija y sus sobrinas, cogieron el testigo del negocio y abrieron la primera tienda de joyerías Carbal en Madrid. La primera tienda se abrió en la calle de Serrano, era un local pequeñito de unos 17 metros cuadrados y decorado con seda salvaje gris. Pasaron por allí infinidad de clientes y muchos terminaron convirtiéndose en amigos.
Hoy, con 80 años de historia y saber hacer, Carbal continúa escribiendo revolucionando la Alta joyería en España, con el concepto de joyería tradicional en el que la historia de la familia y las joyas tienen un lugar propio y la novedad e innovación de sus joyas, de un estilo propio, elegante y una calidad única.

Carbal es más que una joyería o un equipo, Carbal es una familia. Lo que empezó hace 80 años como un negocio familiar entre 8 hermanos, pronto se convirtió en una pequeña empresa. La cual poco a poco fue incorporando diferentes profesionales a la familia, como: viajantes, diseñadores, comerciantes, artesanos, administrativos, financieros, contables,… Cuentan con un abanico muy extenso de expertos con los cuales garantizan una experiencia única a todos sus clientes, desde el servicio de venta hasta el de post venta.

Trabajo, dedicación y esfuerzo son las premisas que han posicionado a las familia Carabel como referente en la historia de la joyería española.
Carbal es diseño y calidad, mujeres emprendedoras y pasión por la alta joyería. Podemos definir sus piezas por su calidad, artesanía, elegancia, temporalidad y el cuidado del detalle. Han evolucionado el concepto de la alta joyería, encontrando el equilibrio entra la tendencia y tradición.

Más allá de sus productos, también cuidan al máximo los pequeños detalles para que la experiencia de compra sea única; la decoración de sus tiendas, la caja que contiene sus joyas y la atención personalizada y cuidada a sus clientes, son aspectos fundamentales que ayudan a transmitir su esencia a sus clientes.
Actualmente la marca cuenta con tiendas situadas en Madrid y la Coruña, con una cuarentena de personas empleadas, entre ellas, la segunda y la tercera generación de la familia.

Joyas que no pasan de moda

Un clásico que nunca pasa de moda, ¡los diamantes!
Sencillos, discretos y atemporales, la joya perfecta para todo aquel que busca un accesorio protagonista, que aportan sofisticación a cualquier look y luz al rostro; además de versatilidad para poder usarlos en infinidad de ocasiones. Una piedra única que podemos encontrar en diferentes joyas en Carbal.

Os dejamos los enlaces a su instagram y su página web para que podáis conocer las preciosas joyas que esta gran familia crea. @joyeriascarbal  –  www.joyeriascarbal.es